Nunca Juzgues Antes De Saber La Verdad

Nunca Juzgues Antes De Saber La Verdad

 

Nunca juzgues antes de saber la verdad, cuantas historias hay en la vida que a simple vista vemos lo que no es y armamos toda una historia que nada tiene que ver con la realidad por juzgar a la ligera. Es una lección que aprendí desde chico al ver como se cometían injusticias al juzgar situaciones a la ligera y como las personas sufrían al ser juzgadas y castigadas por algo que no hicieron.

En este vídeo vemos una historia conmovedora de una mujer que a los 18 años tiene una niña y la cuida y la ama con gran dedicación y la gente empieza a murmurar, sus compañeras de clase no le hablan y ella al salir de clases corre para recoger a la niña que ya va a la escuela.

Nunca Juzgues Antes De Saber La Verdad

Una gran lección de vida nos deja este vídeo, velo y saca tus conclusiones y no permitas que las circunstancias o lo que veas te hagan sacar una conclusión errónea, averigua primero la situación y ya sabiendo la verdad del asunto entonces si actúa con justicia.

.

Hay que amar la vida profundamente para hacer lo que esta mujer hizo, demostró un gran ejemplo de humanidad y de amor y no le importo lo que dijeran de ella, prefirió callar y aguantar las criticas y chismes que decían a sus espaldas, protegiendo a lo que más amaba.

Cuantas veces uno de padre cometemos errores con los hijos al juzgar algún problema que se presenta con ellos y nos dejamos llevar por la emoción del momento sin averiguar primero que fue lo que sucedió, cuantas veces lastimamos a los hijos o a la pareja o incluso a los padres o hermanos por alguna situación que juzgamos a la ligera.

Nunca Juzgues Antes De Saber La Verdad

 

Nos dejamos llevar por el coraje la mayoría de las veces y lastimamos a las personas que más amamos y tiempo después vemos que lo que hicimos estuvo mal y muchas veces ni siquiera pedimos perdón, dejamos que las cosas sigan su curso sin doblegar nuestro orgullo.

Tenemos que aprender a ser humildes de corazón y reconocer cuando nos equivocamos y pedir perdón a quien sea que hallamos lastimado ya sean nuestros hijos, pareja, padres, hermanos, amigos, desconocidos, etc. Aprendamos a ver el fondo de las cosas y nos evitaremos muchos dolores de cabeza.

Aquí tienes otro ejemplo de nunca juzgues antes de saber la verdad:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *