Elias

A Tí Hermano Elias

 

Carta Al Dr. José Miguel Huerta Vázquez

Hola Dr. José Miguel como está usted, espero se encuentre bien al igual que su familia ya que ni mi familia ni yo podemos decir lo mismo y le voy a decir porque (aunque ya lo sabe).

El desafortunado día Jueves 8 de Octubre falleció mi hermano Elías Rocha Godínez en la cruz verde de Tonalá y mi hermano César Rocha Godínez le hablo a usted por teléfono para comentarle lo sucedido y usted quedo en que vendría cuando mucho en media hora.

Paso el tiempo como hora y media y para eso ya eran como las 11 de la noche y César le volvió a llamar, usted contesto y dijo que venía por la Av. Revolución y que andaba perdido, para eso César le pasó el cel. A mí cuñado Luis para que le dijera a usted por donde se viniera.

Usted quedo en llegar a la cruz verde de Tonalá en ese rato, dieron las 12 de la noche y usted no llego, dio la 1 de la mañana y no llego, César le volvió a llamar y nunca contesto las llamadas, incluso le marco de celulares diferentes y usted nunca contesto y mucho menos se presentó.

¿A que le temía, porque tanto silencio y mentiras?, no se por qué usted se burló de la desdicha y del dolor ajeno, no lo entiendo a menos que usted…

Elías era su paciente usted lo opero en el mes de Agosto de este año 2015…  y a 4 días para que entrara a trabajar de repente se empezó a sentir mal, su esposa Gloria lo llevo a urgencias a la cruz verde de Tonalá y ahí se nos fue.

¿Dónde queda el juramento de Hipócrates?, ¿dónde está el servicio y atención que un doctor debe dar a sus pacientes?, ¿cuál fue el motivo por el cual usted se desentendió de mi hermano Elías dejándolo a su suerte?

Usted dejo esperando en la cruz verde a una madre de 74 años y a un padre de 80 con el corazón partido de dolor que lo esperaban a usted para que diera su parte médico y poder  llevarse el cuerpo de su hijo de ahí.

Usted dejo plantada a una esposa, hoy viuda con el corazón destrozado y preguntándose ¿que había sucedido?. Solo esperaba su presencia para poder llevarse el cuerpo de su esposo, dejo plantadas a 2 niñas que no sabían porque su papá se había ido de forma tan repentina; A unos hermanos que no alcanzaban a comprender el porqué de este hecho tan doloroso, repentino e increíble de aceptar.

Me pregunto yo si ¿así trata usted a todos sus clientes o pacientes?, Durante la convalecencia de Elías usted nunca lo fue a visitar y mucho menos le hablo por teléfono, ojala y le hubiera hablado, ojala y lo hubiera visitado, tal vez ahorita estaríamos todos felices viendo a Elías contento en su casa con su familia.

Desafortunadamente no fue así, que lastima que haya gente que nomás se interese en el dinero y no en la gente, Elías era una persona alegre, tenía muchos planes y sueños por cumplir con sus hijas y esposa, ahora todo se hizo humo y ¿todo porque?, usted júzguelo, su silencio y su ausencia nos dice tantas cosas…, es algo incomprensible e inaudito por qué usted nunca lo visito, no fue cualquier operación, era algo delicada y por lo mismo no sabemos el motivo de su desafortunada ausencia en la convalecencia de Elías.

Usted sabe lo que sucedió ya que nunca se presentó a la cruz verde y mucho menos al funeral, ni siquiera hizo una llamada de condolencias a su esposa, ¿porque se asustó al recibir la llamada de César al comentarle lo sucedido?, ¿a qué se debió su ausencia tan intrigante y misteriosa, porque tanto silencio?

Dicen que el que nada debe nada teme y su ausencia habla más que usted, espero que Dios le dé la sabiduría para que no se vuelva a repetir lo mismo en otra u otras familias.

A nosotros si nos pidieran una recomendación suya la negaríamos rotundamente por lo antes dicho, no queremos que otra familia pase el infierno que pasamos nosotros, no queremos que quede desatendida ninguna persona y mucho menos que le pase lo que a mi hermano Elías.

Ojala y su familia no tenga el mismo trato que usted le dio a la nuestra, ojala y su familia este gozando de mucha salud, paz y armonía.

Ojala y la vida no le pague con la misma moneda con que usted nos pagó, perdimos a una gran persona de forma repentina,…ni modo, seguiremos adelante con un dolor en el corazón y tratando de llenar la ausencia con el recuerdo y hoy solo me hago esta pregunta: ¿usted podrá seguir adelante y dar la cara al mundo con lo sucedido, podrá algún día mirar a los ojos a la esposa de Elías o a sus hijas?

¿Cuánto vale el amor, cuánto vale la armonía familiar, cuánto valen las ilusiones y sueños por realizar de una familia? yo creo que no tienen precio, hemos perdido eso y más con la partida de Elías, que Dios lo tenga en su Santa Gloria.

Que Dios lo bendiga y le de mucha luz en su camino Dr.

Hasta luego Elías, nos veremos algún día en algún lugar, en algún momento de la eternidad, pero aún no…Seguiremos caminando sin ti y aprendiendo a vivir con tu ausencia, recordando los momentos felices que pasamos juntos y las enseñanzas que nos dejaste, te llevaremos siempre en el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *